DIÓCESIS DE TUMACO

“Si tiendes tu mano al hermano, caminas como cristiano”.

ESTE ES NUESTRO TERCER REPORTE EN EL MARCO DE LA ASAMBLEA PLENARIA NÚMERO 112 QUE SE REALIZÓ EN LOS DÍAS 14 AL 17 DE LA SEMANA PASADA.

En sintonía con ese propósito sinodal, los obispos del país recibieron también este jueves 17 de febrero, a representantes de diferentes sectores, para conocer su perspectiva sobre la realidad del país y el trabajo de la iglesia, algunos de ellos representantes de la conferencia de religiosos de Colombia, Sectores de la sociedad civil, del sector educativo y líderes sociales.

Bajo el lema, el corazón de la iglesia es la evangelización, fue presentada en la agenda especial de esta asamblea plenaria número 112, la campaña Dona Nobis 2022; se trata de una colecta nacional que hace anualmente la conferencia episcopal, que busca fortalecer las acciones de la obra evangelizadora de la iglesia en nuestro país.

Y en el marco de esta asamblea los obispos de las jurisdicciones eclesiásticas presentes en el departamento del choco, hablamos concretamente de la diócesis de Quibdó, la diócesis de Istmina Tadó y la diócesis de Apartadó se han pronunciado a propósito de la grave situación humanitaria y social que vive las comunidades en sus territorios, hechos que ya han sido denunciados por ellos previamente, pero sobre los que hasta el momento lamentablemente, no se han recibido soluciones de tipo estructural desde el gobierno; en el pronunciamiento también ha pedido que se dé una reunión directa y urgente con el presidente de la república Iván Duque.

Este jueves monseñor Luis José Rueda presidente de la conferencia y monseñor Darío Monsalve arzobispo de Cali, junto a otros 13 obispos que participaron de una rueda de prensa ofrecida en la sede de la conferencia expresaron, su respaldo total a los obispos de choco, dejaron muy en claro y firme la total solidaridad del episcopado colombiano que los hermanos obispos que están sufriendo presiones y persecución por hacerse voceros de las comunidades de sus sufrimientos en estas épocas difíciles. “Repudiamos completamente toda la presión de distintos estamentos institucionales, sobre los hermanos obispos del choco” en medio de este pronunciamiento general monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya obispo de la diócesis de Buenaventura también se ha referido a las amenazas y vetos que continúa recibiendo por parte de actores ilegales precisamente por denunciar la grave situación que siguen viviendo las comunidades en sus territorios. “El estado a mí personalmente, me ha brindado cierta seguridad, pero me duelen son los hermanos que están en los ríos, en los esteros, que están caminando en las veredas y que ven afectada su vida y el territorio por las incursiones de grupos al margen de la ley a los que les exigimos respetar la vida porque la vida es sagrada y el único dueño de la vida es Dios”

Por otra parte, monseñor Omar Sánchez arzobispo de Popayán y vicepresidente de la conferencia episcopal, ha invitado a ver mucho más allá, poniendo el foco en los cultivos ilícitos, especialmente en el narcotráfico y en el microtráfico. “Quiero llamar la atención sobre el fenómeno de cultivos ilícitos y a partir de él la gran dinámica del narcotráfico y del microtráfico que denunciamos con vigor porque está contaminando y produciendo demasiados efectos dañinos sobre los territorios, ese es el punto de enfoque un militar involucrado, un político involucrado, un funcionario público, cualquier persona que se involucra con esas dinámicas económicas de altísimo volumen finalmente hacen que se alarguen los grandes problemas del país”.

Y frente a todas estas realidades complejas monseñor Luis José Rueda ha hecho tres importantes llamadas:

  • No caben las ideologías de guerra.
  • No aceptamos esas ideologías.
  • No le hacen bien a Colombia tampoco del enemigo externo o interno y las que se apoyan muchas políticas y muchas ideologías.

“No queremos vivir en ese temor de enemigos, el papá francisco nos ha dicho a todos o somos hermanos o nos hundimos todos, hacemos un llamado al cese al fuego en Colombia, que cesen los homicidios, que cese la guerra, que cese la violencia contra la población civil; hacemos un llamado a todos los grupos armados a que paren la guerra en Colombia, los obispos hacemos un llamado, un clamor, a vivir la esperanza, la responsabilidad para responder inmediatamente al menos en esta coyuntura electoral y socioeconómica en que vivimos, hagamos ese alto al fuego, comprometámonos todos como colombianos, asumamos con responsabilidad este momento histórico que tenemos”.

Monseñor Luis Manuel Ali secretario general de la conferencia, dio a conocer el comunicado con las orientaciones pastorales que brindan los señores arzobispos y obispos del país, que tienen que ver con el panorama electoral que vivimos, precisamente con los próximos comicios.

“Invitamos a todos los colombianos, a considerar atentamente la trayectoria y propuestas de campaña de los candidatos que aspiran al congreso y a la presidencia de la república, con el fin de identificar líderes honestos y competentes, capaces de promover el bienestar de todos los colombianos, hacer sentir con toda claridad sus necesidades a los candidatos, de modo que sus programas legislativos o de gobierno respondan a las necesidades concretas de cada uno de los territorios y al interés nacional, a participar activamente con el voto libre y responsable fruto de una decisión informada y tomada en conciencia, exhortamos a los líderes políticos a encontrar en el bien común la mayor motivación para su servicio de modo que los clamores de la población colombiana, especialmente de las nuevas generaciones y de los más pobres sean escuchados y las problemáticas sociales que siguen sin respuesta sean por fin atendidas, a ejercer un liderazgo capaz de incluir a todos en un proyecto de nación que cuide la paz”.

Los invitamos a estar atentos a toda la información del trabajo de la iglesia católica en Colombia a través de la página web y de las redes sociales de la Diócesis de Tumaco.