DIÓCESIS DE TUMACO

“Cuando en familia y comunidad nos escuchamos, el amor de Dios celebramos”

Presentación del Informe Diocesano: ¡Que Nadie Diga Que No Pasa Nada! Volumen 9.

La Diócesis de Tumaco, en su constante búsqueda de la verdad y la justicia, se complace en presentar el volumen 9 de su Informe Diocesano, titulado “¡Que Nadie Diga Que No Pasa Nada!”. Este documento, fruto del profundo amor por nuestra historia, incluso en los momentos de dolor, refleja la esencia de una iglesia profética y testigo del Reino de Dios que florece en el Pacífico Nariñense.
Desde las diversas estructuras eclesiales, hemos sido impulsores incansables de la vida digna para todos, comprometiéndonos a ser voz de los sin voz y defensores de los derechos humanos en nuestra región. Este informe, más que una recopilación de datos, es un testimonio vivo de nuestra misión como comunidad de fe en un contexto marcado por desafíos y esperanzas.
El contenido de este informe es una síntesis profunda de la realidad del territorio, donde se entrelazan las alegrías y las tristezas propias de nuestra comunidad del Pacífico Nariñense. Es un llamado a la reflexión, a la acción y a la solidaridad, en un territorio rico en biodiversidad, montañas majestuosas, ríos caudalosos y el inmenso océano Pacífico que nos rodea.
Nos sentimos acompañados en nuestros desafíos diarios, en la lucha por la justicia y la paz, por este informe que busca ser una voz para aquellos que no pueden hablar y una luz en medio de la oscuridad. Reconocemos la valiosa contribución de los pueblos indígenas, afrodescendientes y mestizos que han habitado estas tierras durante siglos, y cuyos aportes han sido fundamentales en la defensa de la vida en nuestros territorios.
En este camino de unidad para transformar la realidad, entendemos que nuestro papel va más allá de simplemente anunciar a Jesús. Es también comprometernos con las realidades sociales que afectan a nuestra comunidad, siguiendo el ejemplo claro del Papa Francisco en su llamado a la paz social.
No queremos solo relatar los hechos victimizantes, sino también mostrar los signos de esperanza que encontramos en nuestras comunidades y en cada uno de sus líderes. En este sentido, invitamos a todos a sumarse a este camino de construcción de un futuro más justo y digno para todos.
La presentación de este informe tuvo lugar el día de ayer, 7 de mayo, en un evento significativo que marca el inicio de un nuevo capítulo en nuestra labor pastoral y social en el Pacífico Nariñense.